¿Conoces la niacinamida? El ingrediente milagroso para la piel

¿Conoces la niacinamida? El ingrediente milagroso para la piel
Foto: Pexels

La niacinamida es un ingrediente que hidrata la piel, previene la aparición de manchas y es el antioxidante ideal, así que no esperes más para agregarlo en tu rutina de belleza.

Este ingrediente está teniendo gran éxito, y lo verás en los próximos lanzamientos de belleza, es tendencia para el cuidado de la piel porque es apta para casi todos los tipos.

Sus beneficios se notan a corto plazo y se mantienen con el tiempo.

Se trata de vitamina B3, que contiene propiedades calmantes y reparadoras. Desarrolla la hidratación de la piel y desvanece la hiperpigmentación (manchas).

Pero además, ayuda a que la piel incremente los niveles de colágeno y de ácido hialurónico reduciendo la decoloración de la piel y los poros visiblemente abiertos.

Es un ingrediente de belleza que posee muchas funciones sobre la piel. Incluso, puede disminuir el acné con la misma eficacia que otros medicamentos ya que limita la sobreproducción de sebo en las pieles más grasas.

Para tu rutina de belleza diaria, la niacinamida es compatible con cualquier otro producto y notarás sus ventajas rápidamente ya que no posee reacciones adversas, solo beneficios.

El inconveniente es que nuestra piel no produce niacinamida, por lo que tendrás que recurrir a elementos externos. Puedes encontrarla en alimentos con niveles altos de vitamina b3, como las naranjas, los plátanos o los cereales, o a través de tratamientos que la contengan entre sus ingredientes.

Ya sea en presentación de cremas, sérums, mascarillas, cápsulas. Cada vez son más los productos que la incluyen en sus componentes.

Se aconseja utilizar en todos los casos, ya que lo que hace es perfeccionar la textura de tu piel y regenerarla desde el interior para que luzca mucho más suave, lisa, tersa e hidratada.

No dejes de leer: El Skinmalismo. La propuesta que llegó para salvar tu piel

  • Categoría de la entrada:Moda & Estilo
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura