El babka. Un pan con tradición que está de moda

El babka. Un pan con tradición que está de moda
Foto: Pexels

El babka, es un pan con tradición en Europa, que actualmente está de moda; babka significa “pequeña abuela” en el idioma yidis, ucraniano y ruso. La historia de este pan es muy antigua y hay varias teorías al respecto. 

Una de ellas lo relaciona con los panes de comunión que se consumían en regiones eslavas durante la pascua, otra le adjudica un origen italiano e incluso se le relaciona como símbolo de fertilidad antiguamente en el norte de Europa.

La versión actual está muy de moda, es marmoleada con chocolate y trenzada, es una adaptación judía de Nueva York que surgió a inicios del siglo XX.  

Se pueden encontrar diversas versiones de este pan brioche trenzado. Normalmente se hace con trozos de chocolate o canela y se acompaña con un café o chocolate caliente, sobre todo en época de frio.

Receta para preparar Babka

Ingredientes:

Para la masa

  • 500 g de harina
  • 80 g de azúcar
  • 120 g de agua
  • 3 huevos medianos
  • 15 g de levadura fresca
  • 1 pizca sal
  • 150 g de mantequilla

Para el relleno

Elaboración:

 En un recipiente coloca la harina, el azúcar, el agua, los huevos, la levadura y la sal, (todos excepto la mantequilla).  Amasa a mano o con robot, en intervalos de 1-2 minutos con reposos intermedios de 12-15 minutos. Repite esto un par de veces y después agrega la mantequilla a temperatura ambiente.

Sigue amasando de esa manera hasta que la masa esté fina y elástica. Haz una bola, colócala en un recipiente engrasado, tápala con un pañito y espera que doble su volumen.

Para el relleno coloca en una olla pequeña la mantequilla y derrítela a fuego bajo. Cuando se derretida agrega la cobertura de chocolate negro en gotas o trocitos que se derretirá con el calor de la mantequilla. Añade el azúcar y el cacao en polvo. Mezcla bien y reserva.

Cuando la masa haya doblado su volumen colócala en el tope de la cocina, presiona con la mano para desgrasarla y divide en dos partes iguales para hacer dos panes rectangulares. Reserva la masa que no vayas a trabajar en el frigorífico, envuelta en papel film.

Enharina la mesa de trabajo y aplasta la masa con los dedos para ir formando un rectángulo. Usa un rodillo para terminar de estirarla; forma un rectángulo de aproximadamente 30 x 40 cm.

Una vez estirada integra el relleno con una cuchara de madera o una espátula; deja un pequeño margen en uno de los lados para cerrar el rollo.

“Si vas a poner nueces, colócalas encima del chocolate”

Enrolla la masa en el sentido del lado más largo, hasta cerrar el rollo.  Con un cuchillo corta el rollo por la mitad.

Coloca las mitades con el corte hacia arriba y las vas pasando una sobre la otra en un enrollado.  Previamente prepara dos moldes rectangulares forrados de papel de hornear para colocar las trenzas.

Coge la trenza metiendo cada mano por debajo de los extremos, la levantamos con cuidado y la introducimos en el molde.

Cubre el molde con un paño y deja que la trenza doble su volumen. Sigue el mismo proceso con la segunda masa que habías reservado en el frigorífico.

Llévalas al horno pre calentado a 190º durante unos 30 minutos. Comprueba con un palito que estén bien cocidas por dentro. ¡Sácalas del horno, déjalas a enfriar en una rejilla y acompaña con un cafecito caliente para disfrutarlo!

También te puede interesar:  Disfruta de un rico Pumpkin Spice Latte

¡Si te gustó este articulo compártelo y no olvides seguirnos en las redes sociales!

  • Categoría de la entrada:Recetas
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura