Red Velvet Cake de San Valentín, un postre dulce y romántico para celebrar el día del amor

Red Velvet Cake de San Valentín, un postre dulce y romántico para celebrar el día del amor
Foto: Freepik

El 14 de febreroSan Valentín, celebramos el día del amor, y una excelente forma de festejarlo es compartiendo un rico postre con ese ser especial. ¡Y para ello un Red Velvet Cake nos viene de lujo!

Ya que este año en muchos países no se podrá celebrar esta fecha en un restaurante, te damos la opción de sorprender a tu pareja con un postre especial hecho en casa.

Compartir algo dulce y romántico te hará triunfar en el amor.

Ingredientes:

Para el bizcocho

  • 200 gr. de azúcar.
  • 250 gr. de harina.
  • 250 gr. de crema de leche.
  • 2 huevos.
  • Una cucharadita de esencia de vainilla.
  • Una pizca de sal.
  • 80 gr. de mantequilla blanda.
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo.
  • Un sobre de levadura química.
  • 1/2 cucharadita de colorante rojo.

Para la cobertura

  • 300 gr. de nata para montar.
  • 500 gr. de queso crema.
  • 180 gr. de azúcar glas.

Preparación

Precalienta el horno a 180º

Bate los huevos con la mantequilla y el azúcar hasta obtener una masa cremosa, añade la esencia de vainilla, el colorante y la crema de leche. Mezcla bien hasta que el colorante se haya disuelto por completo.

En un recipiente, mezcla la harina, la levadura, el cacao en polvo y la pizca de sal.

Tamiza la mezcla de harina encima de la mezcla de huevos y remueve hasta que se mezclen por completo las dos preparaciones.

Vierte la mezcla en un molde cubierto con mantequilla o un molde de silicona.

Hornea durante 40 minutos, pinchar con un palillo para comprobar que salga seco, retira del horno y deja enfriar sobre una rejilla hasta que esté completamente frío.

Cobertura

Monta la nata bien fría con el azúcar glas y reserva en la nevera.

Monta el queso crema con un poquito de esencia de vainilla, una vez batido lo mezcla con la nata montada con unas varillas y con movimientos envolventes para que no se bajen.

Montaje

Una vez frío el bizcocho colócalo sobre una rejilla metálica, corta el bizcocho en tres capas con un cuchillo grande de sierra que sea algo más grande que el bizcocho, separa las capas y reservarlas.

Cubre la primera capa, coloca la segunda capa y aprieta suavemente; repite la operación y por último la última capa; cubre la totalidad del pastel.

¡Comparte esta dulce y romántica receta con tu persona especial!

También te puede interesar: Receta de galletas “red velvet”, una versión fácil y rápida

  • Categoría de la entrada:Recetas
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura