¡Sé una experta con tu boca! Un momento que hay que ‘saber saborear’

En este momento estás viendo ¡Sé una experta con tu boca!  Un momento que hay que ‘saber saborear’

Mucha información circula en internet y en el voz a voz, sobre qué hacer o qué no hacer durante el sexo oral, algunos datos son muy acertados, pero otros suelen confundirnos.

La realidad, es que esta práctica es mucho más compleja de lo que se puede apreciar en los videos para adultos. Una felación puede ser un acto que produzca placer para los involucrados (al menos así debería ser), o podría ser la práctica más incomoda, frustrante y dolorosa que pueda ocurrir en un momento de pasión.

Pensando en derrumbar algunos mitos, elaboramos cinco consejos que te permitirán convertirte en un éxito absoluto a la hora de practicarle a tu pareja una felación.

 

Olvídate de todas las imágenes de los videos triple x

Siempre hemos pensado que el cuadro de una mujer arrodillada halando el pene sin piedad, lágrimas producto de la arcada (sensación de vómito) y maquillaje corrido es el ideal durante el sexo oral o que esto produce más placer y excitación en el hombre, pero no es así.

Al ser esta una zona tan delicada y sensible, produce en los hombres cierto temor a ser lastimados y por esta razón es ideal tratarla con delicadeza, además, una cara de sufrimiento no es un buen ingrediente al momento de incrementar la libido.

Tambien te puede interesar: ¿Quieres saber si le atraes a un chico? Atenta con estas 5 señales

 

La lengua es tu mejor aliada

El sexo oral no se trata solo de introducir el pene en la boca y moverse de atrás hacia delante como si se tratara de una actividad meramente mecánica, por el contrario, el objetivo es crear diferentes sensaciones que sean tanto para disfrute del hombre como de la mujer, así que, usar la lengua para acariciar en forma circular, de arriba hacia abajo en el tronco del pene o dar ligeros golpecitos en el glande o comúnmente llamado “cabecita” producirá mucho placer en tu pareja.

 

El preámbulo es el camino

¡Por favor! No lo metas a la boca de manera repentina. Así como a las mujeres nos encanta el juego previo a ellos también y bajar solo para succionar le quita placer a la felación.

Al usar la lengua, la respiración en la parte interna de los muslos, o en el abdomen bajo, con el propósito de crear la sensación de calor humedad y cosquilleo, le provocará una sensación de placer y expectativa por la que después querrá recompensarte.

Luego de ello, sí podrás atacar con todo, eso sí, succionando constante pero delicadamente. Tampoco te olvides de darle amorcito al área de los testículos y el perineo, esa es una zona muy erógena y es poco explorada, sé sutil y delicada, allí encontrarás una gran explosión de placer.

Puedes leer: 10 curiosidades sobre los preservativos que no conocías

 

Dale una ayuda a tus papilas gustativas

No es un secreto que para algunas mujeres la zona genital masculina no tiene un olor ni sabor atractivo, razón por las que muchas prefieren no practicar el sexo oral para evitar un mal momento, generando algo de inconformidad en la pareja.

Esto se produce gracias a la cantidad de sensaciones que se originan en nuestras papilas gustativas, pero esto ya no será un problema.

En el mercado hay todo tipo de lubricantes y saborizantes que te ayudarán a realizar esta práctica de manera más placentera.

Tambien, hay labiales que además de ayudar a saborizar, crean una sensación de frío y calor que tú y tu amor van a adorar, porque lo importante siempre es el goce mutuo.

 

Contacto visual y comunicación

Hacer contacto visual con tu pareja mientras le haces sexo oral o le masajeas el pene con las manos puede llegar a ser muy placentero, ya que con la mirada le puedes hacer saber que tanto lo estás disfrutando.

También, es fundamental que tengan muy buena comunicación para que tu puedas saber qué le gusta, o que no le gusta y trabajar en ello con el fin de hacer los encuentros mucho más productivos.

Eso sumado a estos consejos te hará una experta a la hora de llevar a cabo una felación.

  • Categoría de la entrada:Relaciones
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura